Grupo Zen de Puerto Vallarta

English

Algunos apuntes sobre la práctica

Somos un grupo de practicantes que reunimos cada semana para practicar meditación siguiendo la tradición del Budismo Zen. Algunos de nosotros somos Budistas Zen y otros no, pero todos nosotros tenemos el mismo aprecio por la meditación Zen. Los rituales del Zen son antiguos. Algunos llegan desde hace mil años o más. Estos sirven para profundizar nuestra experiencia. Te parecerán ajenos en un principio. Sin embargo, tienen su propio belleza y expresan de una manera muy vívida lo que no se puede ser expresado con palabras.

Por favor, no te preocupes en “hacerlo bién”. Solamente sigue y disfruta del Zen. Ojalá esta información te de algunas respuestas a tus preguntas. Conforme sigas practicando, habrá mas oportunidad para hacer preguntas sobre los rituales Zen que te sean ajenos.

Cuando entramos en la sala de meditación (llamado zendo), nuestra actitúd debe mostrar respeto. Nos comportamos con respeto en el espacio y con los objetos de meditación. También respetamos a nuestros compañeros de meditación incluso incluyéndonos. Esto te dará ánimo y apoyará tu práctica.

Para la meditación sentado (o zazen) tomamos una postura cómoda y a la vez digna. Debemos de sentarnos con ánimo y no quedarnos demasiado relajados. Nos quedamos así durante la media hora que dura el periodo de meditación. Si es necesario un cambio de posición durante la meditación, lo hacemos tranquilamente y con respeto. Hacemos una reverencia con las manos juntas (llamado gassho) y luego cambiamos la postura silenciosamente. Nos sentamos con los ojos semicerrados, mirando ligeramente hacia abajo. No miramos nuestros alrededores pero tampoco focalizamos nada en particular. Nuestra atención debe de estar abierta atenta. No buscamos nada en especial, pero tampoco dejamos perder nuestra atención.

Ponemos nuestra atención en la respiración. Una gran ayuda es contar cada respiración. Podemos contar del 1 hasta el 10 y empezar de nuevo con el 1. Si perdemos la cuenta, regresamos a 1. Si nos pasaramos mas allá del 10, comenzamos con 1. Nuestras mentes vagabundearían con pensamientos y sentimientos. Al darnos cuenta de ello, sin regañarnos regresamos nuestra atención al estar presente con la postura y las respiraciones.

Al terminar un periodo de meditación, se toca 2 veces la campana. Esto significa que comienza la meditación caminando. Dejamos un espacio entre uno y el otro, caminando lentamente en la dirección de las manecillas del reloj. Mantenemos nuestra atención con las respiraciones que intentamos coordinar con nuestros pasos. Estamos conscientes del movimiento del cuerpo y el contacto con el piso que nos apoya.

Un toque de campana significa que es el tiempo para empezar el servicio. El servicio nos da la oportunidad de reunirnos con la tradición antigua. Si eres principiante te podría parecer que las reverencias y postraciones sean un tipo de adoración a ídolos. Si piensas así, no lo hagas! Algunas personas dicen que hacen sus postraciones al Buda dentro si mismos, o las hacen a la naturaleza de Buda que todos nosotros compartimos. Se puede decir que las postraciones expresan gratitud a lo que no puede ser conocido. Se les pueden ver como una manera de renunciar al yo pequeño y estrecho para ofrecerse al mismo universo. Las postraciones expresan humildad, lo cual no expresan sumisión ni vergüenza. Una postración se hace con plena atención y con el espíritu de armonía. Si no estás cómodo haciéndolas, espera respetuosamente mientras los demás las hacen.

Se empieza el servicio con tres postraciones. Luego se canta un sutra o sutras junto con un dedicatorio cantado por el líder de cantos. Al terminar los cantos siguen tres postraciones más. Al fin del servicio hacemos dos reverencias parados: la primera en dirección al altar y la segunda hacia nuestros compañeros.

Si tienes preguntas o dudas sobre la práctica de meditación Zen, o quieres más instrucción, por favor contáctenos para una cita.

invitaciónubicacióncalendariocontactosenseñanzasgrabaciones